Depilación Eléctrica

Imprimir

 

La depilación eléctrica, consiste en la inserción de una finísima aguja, por el conducto del pelo, hasta llegar al folículo, la cual al emitir la potencia eléctrica adecuada, hace que la zona germinativa del pelo se atrofie, y el pelo nazca cada vez más débil hasta llegar a desaparecer. Ésta especialidad, está indicada para zonas relativamente pequeñas y para pelo cano.


 

Este tipo de técnica se repite individualmente, es decir pelo por pelo, lo que la convierte en extenuante para el paciente y necesita de varias sesiones para lograr un excelente resultado. Generalmente, por la complejidad de la aplicación de la depilación eléctrica, muchos pacientes eligen este método para tratarse áreas muy pequeñas, o simplemente como mantenimiento después de haberse realizado la depilación Láser. También se recomienda para aquellas zonas donde el láser no llega.

La depilación eléctrica cuenta con ciertas ventajas respecto de su competidora, la depilación láser: ataca al vello de cualquier color, en la piel que se tenga y no provoca manchas (ya que no altera la melanina). Por ese motivo se recomienda a las personas pelirrojas o con vello blanco utilizar este tratamiento si es que desean una depilación definitiva.